CUENTO

La pelota embrujada.

Mathias Grau Cardozo, 9 años.

Escuela Elqui Libre y Feliz.

En una oportunidad estaba jugando con mis amigos a la pelota, terminamos el juego, dejamos la pelota en la mitad de la cancha, no corría viento, era un ambiente muy tranquilo; de repente vi como que volara la pelota hacia el estanque.

Así que cuando volvimos a jugar, no encontramos la pelota. Al día siguiente en medio de la lluvia y muchos truenos, la escuela se cerró, entonces nos saltamos la cerca para jugar, buscamos la pelota y ¡oh sorpresa! Se había convertido en una cara maligna  y corría y corría tanto, que no la podíamos alcanzar.

Con gran susto, descubrimos que la pelota… era un Monstruo.

Fin