La Casita de Coral.

Alexandra Barrios Alvarez.

 

En el fondo del mar vive una pulpa a la que llamaban Lisa dado que su nombre era Lissandra, cada día cuando el mar aclaraba por la luz del sol Lisa jugaba con otros peces. Pero al caer la noche y el mar se ponía oscuro Lisa debía volver a casa con su familia.

 

Lisa vivía en un coral muy grande que tenía una entrada que usaban de puerta para ir y volver. Pero un día sucedió algo terrible un tiburón paso a llevar el coral provocando movimiento en la casita de Lisa y su familia así que genero  la que la entrada se hiciera más pequeña.

El delfín se extrañó que lisa no llegara a jugar con él por tres días consecutivos y decide ir a casa de Lisa a ver qué sucede con ella. Cuando llega nota que apenas se ve la entrada de la casa, en ese instante comienza a gritar: Lisaaaa ¿Estás ahí?, A lo que Lisa responde sí estoy aquí dentro y no puedo salir, el delfín contesto: voy por ayuda…

El delfín nado tan rápido como podía busco a la tortuga y otros peces entre todos lograron poner la casita de coral en su lugar y por fin pudo salir la pulpita de la casa. El delfín le dice: ¿Porque no nos avisaste que había problemas con tu casa? Lisa respondió: no quería molestar a nadie

La tortuga dice: somos tus amigos no debes tener miedo o vergüenza de pedir ayuda Lisa dice: es cierto ya no volverá a suceder y grita ¡ABRAZO DE AMIGOS! Todos en ese momento se abrazan muy fuerte.

Pocos días después Lisa va a buscar a su amiga la medusa para que la ayudara a cambiar las cortinas de su habitación, luego comieron helado juntas.