CUENTO

La nave.

Leonidas Contreras, 4 años.

Jardín infantil Huerto Encantado. Fundación integra.

Había una vez una nave como círculo con un extraterrestre que pasaba por la luna, paró su nave y se bajó a jugar con sus amigos a estar quietos, y él que se movía perdía. El extaterrestre se quedó quieto porque no había música, tenía un ojo grande, no tenía piernas, ni nariz, ni boca, sólo tenía hambre porque sus amigos no tenían hambre.

Finalmente el extraterrestre se murió porque no comió nada.

Fin.