CUENTO

El elefante con orejas pequeñas.

Alexandra Barrios Alvarez.

En un circo donde  solo Vivian  animales, habitaban la familia de elefante, quien tenía una hijita llamada Ernestina.

Un día la madre considera que ya es tiempo de darle obligaciones al elefantita, la primera obligación era mantener su cuarto ordenado cada día.

Un día el padre la envía a realizar unas compras, le entrega el dinero y le dice: la lista está sobre la mesa ¡no se te valla a quedar!

Ernestina se va a comprar pero olvida la lista mencionada por el padre, así que tuvo que devolverse a buscarla. El padre comenta te e dicho que la lista estaba sobre la mesa ¡no me has puesto atención! Ernestina mira al padre acertando con la cabeza, pues ha tenido que caminar el doble.

Tiempo después Ernestina anuncia que quiere experimentar  en el circo, la madre dice no vallas sola anda con el instructor, mientras Ernestina caminaba hacia la carpa.

Entonces la pequeña  elefante nuevamente no presto atención y se subió a la cuerda floja sola y ¡pum se calló! Al caer grito y se escuchó hasta su casa rodante, la madre corrió a socorrerla y se da cuenta que su patita se había quebrado y necesitaría una bota de yeso. Ernestina lloraba de dolor pero sabía que había desobedecido por no escuchar.

Con el tiempo y prestando atención con sus orejas grandes y espaciosas logro aprender a equilibrarse en una pelota y ser la atracción del circo.