La Gaviota Alicia.

Bárbara Pereira Collao

La gaviota Alicia es pequeña, de color blanco con alas negras. Su pico amarillo le sirve para alimentarse y también para jugar.

Se entretiene agarrando conchitas a la orilla del mar y desde lo alto las deja caer sobre la arena para ver qué sucederá.

Las conchitas se han roto y adentro hay comida. La gaviota Alicia eleva sus alas de felicidad. Por fin, podrá almorzar.

Con su pico come y come lo que las conchitas le dan. Come y come hasta que no puede más.

Con su barriguita llena, la gaviota Alicia quiere descansar.

Pero su amiga, la gaviota Amanda, la viene a buscar: ¡Juguemos, Alicia, a hacer piruetas en el cielo y contar peces en el mar!

La gaviota Alicia, entusiasmada, se pone a volar. Una pirueta por aquí, una pirueta por allá. Una pirueta más alto y lanzarse en picada al mar. ¿Cuántos pececitos hay?: ¡uno, dos y tres!  Alicia y Amanda regresan felices a su hogar.