La abejita Laboriosa.

Ethian Muñoz, 3 años.

Jardín infantil Tequirque, Fundación Integra

 

Había una mañana muy soleada, la abeja laboriosa volando mientras buscaba flores para poder  comer, cuando a lo lejos ve un potrero lleno de hermosas plantas y flores.

En ese potrero se encontraban muchos animales a los que la abejita laboriosa les tenía mucho miedo, pero ahí estaba su amiga la mariposa que le ayudo a superar su miedo mediante juegos y risas. Cuando la abejita laboriosa se dio cuenta estaba rodeada de animales y una gran sorpresa se lleva al ver que nadie la atacaba y todos querían jugar con ella. Así se  dio cuenta que todos esos animales no eran tan aterradores como ella pensó.

Desde ese día la abejita encontró muchos nuevos amigos con los que jugaba todos los días y con quienes era muy feliz.

Fin