CUENTO

Cadena de colores (Un cuento para: Reconocer características personales y de los demás, regulando la propia conducta en relación a sus interacciones)

Yessica Jimenez Diaz

Erase una vez un pequeño niño llamado Jaime que vivía en una ciudad pequeña, la más pequeña de su país. En esta ciudad  todas las personas eran grises, todos los días hacen y dicen las mismas cosas, dicen que si alguien sonríe  o cambia algo debe ir al psiquiátrico o a la cárcel lo antes posible. 

 

Un día que Jaime iba  rumbo a la escuela vio a lo lejos un color que llamo su atención, al acercarse se dio cuenta que era un tigre que tenía un color tan fuerte que sus ojos no reconocían, no lo podía creer  jamas había visto tal color en su vida.  Se acercó lentamente lo observo el máximo tiempo posible, se preguntaba a si mismo como se obtendría ese color. 

Luego de un rato el tigre aburrido de que lo mirara tanto le dijo a Jaime: - ¿Nunca haz visto un tigre?  

Jaime sorprendido le dijo: -Si, pero nunca había visto un color en mi vida, todo lo que conozco es gris.

- ¡Haaa! eso era, mira yo vivía en un lugar donde todo era gris igual, hasta que un día llego un primo que cambio todo, aprendimos a jugar...

- ¿Qué es eso?

-¿jugar? es divertirse, pasarlo bien,  estar con tus amigos.  Bueno después de eso todos fuimos tornandonos en diferentes colores, tantos colores como tiene el mundo. 

 

Jaime y el tigre jugaron durante mucho rato, tanto que Jaime se torno de colores violetas y azules. Sorprendido corrio por la ciudad contando lo que vio y enseñando a jugar a las personas que le rodeaban, formando una cadena de colores que trasformo de apoco la ciudad y sus colores grises.