CUENTO

Eclipse de amor

Lucero Taquila Flores

5ºA , Colegio Javiera Carrera, La Serena.

              Hace muchos años en las alturas de la cordillera de Los Andes, había un pueblo donde vivía un Inca muy curioso, y observaba todo lo que le rodeaba, cuando un día sintió curiosidad por la luna, que cuando la veía en el cielo el sol se escondía, y cuando el sol salía la luna se escondía.

           Todos los días se ponía a observar el amanecer como el anochecer, intentando disipar sus dudas con respecto a la enemistad que tendría la luna con el sol, en uno de esos días en que observaba el majestuoso brillo de una luna llena, se quedó dormido al costado de un río.

                   Entonces la Killa (luna) le habló, ¿por qué me miras con mucha frecuencia? Él le respondió, muy asustado; no quiero molestarla, sólo la miro intentando saber ¿Por qué se encuentra tan triste?, ¿Por qué su luz no se compara con la del Inti (sol), ¿Por qué siempre se esconde cuando el sol sale?

                   Ella, respondió, estoy triste porque me han separado de mi amado, la luz que llevo dentro de mí es el reflejo del amor que me tiene, y nuestro destino es nunca juntarnos.

                   ¿Quién es el ser más desgraciado que puede separar a dos que se aman, con tanta pureza y sinceridad?, respondió el Inca.

                   De repente comenzó a llover, como sintiendo que la luna llorara, y la luna respondió quejosamente, nuestro padre Wiracocha, el creador del cielo, la tierra y todo, nos destinó a vivir este tormento de amor.

                   Sin darse cuenta el Inca despertó de sus sueños, estaba mojado por la lluvia y la luna ocultándose entre las nubes, toda aquella conversación había sido un sueño, pero él lo sentía tan real que corrió inmediatamente donde un anciano inca, le contó su sueño  y el sabio entendió que la luna quería que los hombres intercedieran por ella, ante Wiracocha.

                   Al día siguiente todo el pueblo del Inca preparo una ceremonia para pedir a Wiracocha que le diera la oportunidad a  una y al sol de poder  encontrase y disfrutar de su amor.

                   El dios Wiracocha al ver que tanta gente apoyaba el amor que existe entre Inti y Killa, decidió cederles un momento cada cierto tiempo para que ellos puedan disfrutar de su amor.

                   Entonces cada vez que Inti y Killa se encuentran, hacen que el día se transforme en noche por unos instantes, a eso se le llama eclipse, y desde entonces en el pueblo se organiza una ceremonia, celebrando el amor que une a los astros del cielo.