Las aventuras de Rucio.

Matías Brieba, 6 años.

Escuela Elqui Libre y feliz.

Había una vez un niño llamado Rucio. Un día le regalaron un robot. Rucio se dio cuenta que el robot tenía vida. Con el tiempo se convirtieron en mejores amigos.

Un día salieron a explorar al bosque, de pronto descubrieron una nueva especie de animal, tenía alas y escamas, era del porte de una mano, de personalidad era natural, pero si lo molestaban se ponía agresivo.

Rucio le compartió y un sándwich y se hicieron amigos.

Todos los días los tres  se reunían a jugar, incluso le pusieron un nombre extraño al animal, Jamoncito, lo llamaron.

Jamoncito les pidió que lo ayudaran a encontrar a su familia, entonces comenzaron la búsqueda, caminaron por el desierto, por el bosque y por la selva, hasta que al fin encontraron a la familia de Jamoncito en un gran árbol hueco.

Cuando se encontraron se abrazaron felizmente. Jamoncito le agradeció  a Rucio y al robot por ayudarlo. Hasta el día de hoy siguen siendo los tres mejores amigos.

Fin.