Fantasma Feliz

Simón Veliz, 4 años

Jardín Infantil Huerto Encantado. Fundación Integra.

Había una vez un fantasma feliz , que vivía en una casa embrujada, pero su casa era muy particular porque esta estaba construida de chocolate. Este fantasma tenía muchos amigos, como la momia, el calavera y el lobo.

Pero sucede que el fantasma tenía un gran problema, él no podía tener amigos humanos porque le gustaba comer niños y por este suceso se encontraba muy enojado, pero un dia le tuvo que contar a su amiga momia su gran problema para así poder lograr conseguir ayuda.

Le contó lo que sucedía y su amiga le dijo que harían una prueba, ella traería un amigo humano, pero con una condición, no se podría comer a su amigo. El fantasma dijo que sí.

Así fue como lograron que el fantasma no comiera más humanos y él logró ser un fantasma feliz por siempre.